DEFENDER LA DIGNIDAD HUMANA

Views:
 
Category: Entertainment
     
 

Presentation Description

No description available.

Comments

Presentation Transcript

DEFENDER LA DIGNIDAD HUMANAun reto para la fe : 

DEFENDER LA DIGNIDAD HUMANAun reto para la fe

¿Una sociedad respetuosa con la dignidad humana? : 

¿Una sociedad respetuosa con la dignidad humana? La gente es a menudo juzgada por su belleza, su inteligencia, su estatus económico, su raza… En teoría, pocos se atreven a negar a nadie una dignidad humana similar a la propia. En la práctica, una mirada a nuestro alrededor nos abre los ojos: pensamos de una manera pero actuamos de otra.

Negamos la dignidad sagrada de la persona… : 

Negamos la dignidad sagrada de la persona… … cuando la reconocemos en la gente que nos agrada, pero la negamos en los que son o piensan de modo diferente. … cuando la reconocemos en nuestros familiares y seres queridos, pero no nos preocupa el sufrimiento de lejanos y desconocidos.

Negamos la dignidad sagrada de la persona… : 

Negamos la dignidad sagrada de la persona… … cuando respetamos más y tratamos mejor a los poderosos que a los pobres. … cuando, ocupados en nuestras cosas, no nos detenemos junto al que sufre al borde del camino.

Cristo no pasa de largo : 

Cristo no pasa de largo Para Jesús, cada mujer, cada hombre con quien se encontraba era siempre importante (Jn 4,1-42).

Cristo no pasa de largo : 

Cristo no pasa de largo Cualquier persona tenía para El un valor sagrado. Lo demostraba constantemente, especialmente si se trataba de alguien marginado o sufriente (Lc 19,1-20; Jn 8,1-12).Otros pasaban de largo (Lc 10,30-37). Cristo se detenía, hablaba con la gente y les ayudada, curándoles de sus dolencias o aliviando sus sufrimientos (Lc 18,35-43).

Proclamar el Evangelio de la Vida : 

Proclamar el Evangelio de la Vida Cristo trataba a cada persona con respeto y cariño. Reconocía en cada uno a otro ser humano, a otro “semejante”, a alguien con mi misma dignidad (Mc 12,31).

Proclamar el Evangelio de la Vida : 

Proclamar el Evangelio de la Vida Cristo nos pide mirar a cada persona, independientemente de su condición, con la admiración que surge ante lo que es sagrado y santo. La tradición cristiana nos enseña que la vida de cada ser humano es sagrada desde la concepción hasta la muerte (EV 2).

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios : 

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios “Dijo Dios: <<Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que mande a los peces del mar y a las aves del cielo, a las bestias, a las fieras salvajes y a los reptiles que se arrastran por el suelo>>. Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó” (Gn 1,26-27).

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios : 

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios Somos imagen de Dios, creados con una dignidad distinta al resto de los seres, por estar destinados a vivir una vida semejante a Dios. Muchos insisten hoy en la pertenencia del ser humano al mundo animal, considerándolo tan solo un espécimen más evolucionado. Si fuera así toda la moralidad y los ideales del humanismo no tendrían base y nada impediría que la persona pudiera ser cosificada, manipulada, comprada o vendida como mercancía. El mensaje del génesis es claro: aunque formemos parte de la naturaleza, nuestra condición fundamental es haber sido creados a semejanza de Dios mismo. Ello nos hace radicalmente especiales.

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios : 

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios “Entonces Yahvé formó al hombre con polvo de la tierra, y sopló en sus narices aliento y vida, y existió el hombre con aliento y vida” (Gn 2, 7).

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios : 

Dignidad humana: creados a imagen y semejanza de Dios Surgimos del polvo de la tierra y nos convertimos en seres vivientes gracias al aliento divino. Con ese aliento recibimos nuestra dignidad. Para que el polvo tenga vida, necesitamos el soplo de Dios. El punto de partida es el barro sin vida. El de llegada, la Vida plena en Dios. En el camino somos “proyecto en construcción”, aspiración que busca alcanzar plenitud junto a Dios. Dios crea, plasma, infunde vida en la tierra. Ser imagen suya significa compartir esa vocación de crear, plasmar, infundir vida allí donde nos encontramos. Porque existimos para eso, para irradiar vida.

Dignidad humana: redimidos por Cristo, Dios con nosotros : 

Dignidad humana: redimidos por Cristo, Dios con nosotros La encarnación de Dios en Jesús, confirma y engrandece la dignidad humana (Jn 1,9-14).

Dignidad humana: redimidos por Cristo, Dios con nosotros : 

Dignidad humana: redimidos por Cristo, Dios con nosotros Dios se ha hecho hombre y, con el precio de su sangre, ha restaurado nuestra dignidad. Desde ese momento el ser humano es: La medida de todas las cosas. El lugar de encuentro privilegiado con Dios. Algo precioso, de valor incalculable, el rostro humano de la divinidad que no puede ser instrumentalizado.

Dignidad humana: base de una organización social justa : 

Dignidad humana: base de una organización social justa Una sociedad justa solo puede organizarse sobre el respeto a la dignidad sagrada de la persona.

Dignidad y Derechos Humanos : 

Dignidad y Derechos Humanos “La libertad, la justicia y la paz en el mundo se asientan en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana” (Preámbulo de la Declaración Universal de los DDHH, 1948).

Dignidad y Derechos Humanos : 

Dignidad y Derechos Humanos Los Derechos Humanos representan valores fundamentales y universales. Por eso deben ser promovidos, custodiados y defendidos por todos y en toda circunstancia. De lo contrario se profana el Nombre y la Dignidad misma del Creador. Esta tarea de promoción y garantía de los Derechos Humanos concebidos integralmente se convierte en auténtico culto a Dios, realizado en Espíritu y en verdad.

Dignidad, Derechos y Responsabilidades : 

Dignidad, Derechos y Responsabilidades No hay comunidad auténticamente humana sin un sentido de mutuo respeto por la dignidad compartida y sin una preocupación especial por los derechos de los grupos menos favorecidos. “En la época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de la persona humana. De aquí que la misión principal de los hombres de gobierno deba tender a dos cosas: de un lado, reconocer, respetar, armonizar, tutelar y promover tales derechos; de otro, facilitar a cada ciudadano el cumplimiento de sus respectivos deberes” (PT 60).

Dignidad, Derechos y Responsabilidades : 

Por eso afirmamos nuestros derechos pero, con la misma fuerza, subrayamos la necesidad de asumir nuestras responsabilidades y obligaciones para con esos “semejantes” cuya dignidad se niega o se desconoce. Dignidad, Derechos y Responsabilidades

Afirmamos la dignidad sagrada de la persona… : 

Afirmamos la dignidad sagrada de la persona… … cuando denunciamos la situación de personas y grupos que viven sin dignidad. … cuando tratamos a los extraños y diferentes como nos gustaría a nosotros ser tratados (Mt 7,12).

authorStream Live Help