Antología Poética

Views:
 
Category: Education
     
 

Presentation Description

No description available.

Comments

Presentation Transcript

Juan Ramón Jiménez:

EL MODERNISMO LA GENERACIÓN DEL 98 Juan Ramón Jiménez

Adolescencia:

Adolescencia E n el balcón, un instante nos quedamos los dos solos. Desde la dulce mañana de aquel día, éramos novios. —El paisaje soñoliento dormía sus vagos tonos, bajo el cielo gris y rosa del crepúsculo de otoño.— Le dije que iba a besarla; bajó, serena, los ojos y me ofreció sus mejillas, como quien pierde un tesoro. —Caían las hojas muertas, en el jardín silencioso, y en el aire erraba aún un perfume de heliotropos.— No se atrevía a mirarme; le dije que éramos novios, ...y las lágrimas rodaron de sus ojos melancólicos.

Azucena y Sol:

Azucena y Sol N ada me importa vivir con tal de que tú suspires, (por tu imposible yo, tú por mi imposible). Nada me importa morir si tú te mantienes libre (por tu imposible yo, tú por mi imposible).

Álamo Blanco :

Álamo Blanco A rriba canta el pájaro y abajo canta el agua. (Arriba y abajo, se me abre el alma.) Entre dos melodías la columna de plata. Hoja, pájaro, estrella; baja flor, raíz, agua. Entre dos conmociones la columna de plata. (Y tú, tronco ideal, entre mi alma y mi alma.) Mece a la estrella el trino, la onda a la flor baja. (Abajo y arriba, me tiembla el alma.)

Primavera:

P rimavera A bril, sin tu asistencia clara, fuera invierno de caídos esplendores; mas aunque abril no te abra a ti sus flores, tú siempre exaltarás la primavera. Eres la primavera verdadera; rosa de los caminos interiores, brisa de los secretos corredores, lumbre de la recóndita ladera. ¡Qué paz, cuando en la tarde misteriosa, abrazados los dos, sea tu risa el surtidor de nuestra sola fuente! Mi corazón recojerá tu rosa, sobre mis ojos se echará tu brisa, tu luz se dormirá sobre mi frente...

El Desvelado:

El Desvelado ¡ M is ojos abiertos! ¡Llevadme a la mar, a ver si me duermo! Mientras estén lejos, no se han de cerrar mis ojos abiertos. Llorarán recuerdos, hasta hacer un mar de llanto y deseo. Un mar sin consuelo, que me ha de llevar al desvelo eterno. No imitan los besos, ni el dulce cantar, la ola y el viento. ¡La ola y el viento! ¡Llevadme a la mar, a ver si me duermo!

Rosa, Pompa, Risa:

Rosa, Pompa, Risa C on la primavera mis sueños se llenan de rosas, lo mismo que las escaleras orilla del río. Con la primavera mis rosas se llenan de pompas, lo mismo que las torrenteras orilla del río. Con la primavera mis pompas se llenan de risas, lo mismo que las ventoleras orilla del río.

Viento de Amor:

Viento de Amor P or la cima del árbol iré y te buscaré. Por la cima del árbol he de ir, por la cima del árbol has de venir, por la cima del árbol verde donde nada y todo se pierde. Por la cima del árbol iré y te encontraré. En la cima del árbol se va a la ventura que aún no está, en la cima del árbol se viene de la dicha que ya se tiene. Por la cima del árbol iré y te cojeré . El viento la cambia de color como el afán cambia el amor, y a la luz de viento y afán hojas y amor vienen y van.

Los Caminos de la Tarde:

Los Caminos de la Tarde L os caminos de la tarde se hacen uno, con la noche. Por él he de ir a ti, amor que tanto te escondes. Por él he de ir a ti, como la luz de los montes, como la brisa del mar, como el olor de las flores.

El Color de tu Alma:

El Color de tu Alma M ientras que yo te beso, su rumor nos da el árbol que mece el sol el oro que el sol le da al huir, fugaz tesoro de un árbol que es el árbol de mi amor. No es fulgor, no es ardor y no es rubor lo que me da de ti lo que te adoro, con la luz que se va: es el oro, es el oro, es el oro hecho sombra: tu color. El color de tu alma: pues tus ojos se van haciendo ella, y a medida que el sol cambia sus oros por sus rojos y tú te quedas pálida y fundida, sale el oro hecho tú de tus dos ojos que son mi paz, mi fe, mi sol: ¡mi vida!

Quería Decir un Nombre:

Quería Decir un Nombre Q uería decir un nombre la música de mi flauta... No pudo. La tarde iba rosando las verdes ramas... Un nombre de un cuerpo blanco, coronado de esperanzas, que holló las orillas verdes unas tardes ya lejanas; nombre suave, que era el nombre sosegado de mi alma, que en una palabra unía todas las gratas palabras...

PowerPoint Presentation:

Hablaba el dulce verdón no sé qué... Por la cañada se iba riendo el arroyo a la sombra de las zarzas; un olor a rosa humilde ungía la tarde clara; me dolía el corazón como si me lo rasgaran... La mariposa era un nombre, un nombre llevaba el agua, flotaba un nombre en el sol, un nombre el verdón cantaba... Quería decir un nombre la música de mi flauta... No pudo. La tarde iba sangrando las verdes ramas...

Integrantes:

Militchev, Veronica . I ntegrantes Puhacz, Patricia . Nykolyn, Melina . 2° 1°

authorStream Live Help