Esquistosomiasis

Views:
 
Category: Education
     
 

Presentation Description

Esquistosomiasis

Comments

Presentation Transcript

slide 1:

Esquistosomiasis Se trata de un varón de 26 años natural de Senegal ganadero en su país de origen que vive desde hace 2 meses en España y como único antecedente presenta hemorroides externas. Acude a la consulta por hematuria al final de la micción disuria y dolor en región lumbar de 3 años de evolución con empeoramiento en el último mes. Además refiere sangrado al final de la defecación desde hace años. Por lo demás el paciente presenta buen estado general y una exploración física dentro de la normalidad. En la analítica destaca un 135 de eosinófilos función renal conservada y hemoglobina en rango sedimento de orina con moderada hematuria y 8- 10 leucocitos por campo. La ecografía de las vías urinarias es normal. Debido a la sospecha clínica a raíz del origen del paciente y por los resultados analíticos se envía una muestra de orina a Microbiología donde se realizó un examen parasitológico directo Fig. 1. El paciente es diagnosticado de infección por Schistosoma haematobium. Se le administra una dosis única de praziquantel. Tras ello la clínica se resuelve.

slide 2:

Figura 1 Comentario La esquistosomiasis es una enfermedad causada por duelas sanguíneas trematodos del género Schistosoma. La infección se produce cuando la forma larvaria del parásito liberadas por caracoles de agua dulce contactan con la piel del individuo. Se trata de la segunda parasitosis más frecuente en el mundo después del paludismo . Existen 5 tipos de especies de esquistosomiasis que pueden causar infección en el hombre Las más importantes son S. mansoni África y Sudamérica y S. japonicum Asia Este que en general causan enfermedad en el tracto intestinal y S. haematobium África y Oriente Medio que afecta al tracto urinario 3 .

slide 3:

Se estima que cerca de 200 millones de personas están infectadas en todo el mundo. Provoca cerca de 200.000 muertes anuales. Al menos 90 de las personas vive en África. Se ha constatado un aumento de su incidencia en España fruto del incremento de la población inmigrante en parte procedente de zonas endémicas. Hay constancia de la transmisión de la enfermedad en 78 países sin embargo la quimioterapia preventiva solamente se requiere en 52 países endémicos con transmisión de moderada a alta. La mayoría de los individuos tienen una carga parasitaria de leve a moderada con limitada morbilidad pero la infección prolongada en el tiempo se asocia a graves problemas de salud como el carcinoma escamoso de vejiga la hidronefrosis y la insuficiencia renal. La sintomatología es producida por una respuesta inmunitaria generada por los huevos en los tejidos que desencadena la formación de granulomas. La primera manifestación aguda ocurre a las pocas horas del baño en agua contaminada: se puede generar un exantema “prurito de los nadadores” con prurito y rash cutáneo en la zona de entrada de la larva en exposiciones repetidas al agua contaminada. Semanas después se puede producir el síndrome de Katayama. Consiste en una reacción sistémica de hipersensibilidad que puede cursar con fiebre brusca urticaria angioedema escalofríos mialgias artralgias tos seca diarrea dolor abdominal y cefalea 5 . Meses o años tras la exposición puede provocar lesión en otros órganos por la infección crónica como en el intestino hígado bazo pulmón riñón aparato urinario o cerebro. La afectación génito-urinaria en concreto cursa con hematuria micro o macroscópica y/o piuria puede cursar con disuria y poliuria. Se trata de hematuria con el final de la micción aunque en casos graves puede observarse durante todo el proceso. En los casos avanzados son frecuentes

slide 4:

la fibrosis de la vejiga y los uréteres y las lesiones renales. El cáncer de la vejiga es una posible complicación tardía así como la infertilidad. En las mujeres puede manifestarse con lesiones hipertróficas o ulcerativas en la vulva la vagina o el cérvix los hombres pueden presentar además hemospermia. En las pruebas complementarias destaca la eosinofilia en 30-60 de los casos. La identificación de los huevos de esquistosomiasis en las heces o la orina es el gold standard para el diagnóstico Fig. 1 aunque la ausencia de huevos en la orina no descarta la enfermedad y habría que recurrir a las serologías o a una biopsia vesical. Los estudios de imagen principalmente la ecografía son útiles tanto para el diagnóstico como para la evaluación de las repercusiones sistémicas y de la respuesta al tratamiento. Un elevado número de pacientes presenta lesiones específicas en especial en las vías urinarias calcificaciones en la vejiga lesiones nodulares o pseudopólipos o hidronefrosis. El diagnóstico diferencial hay que hacerlo con tuberculosis génito-urinaria cáncer renal o de las vías urinarias glomerulonefritis agudas y litiasis renal. Esta infección puede asociarse con bacteriemia hepatitis víricas malaria o VIH. La infección por S. haematobium puede asociarse con aumento de riesgo de trasmisión de VIH al inducir lesiones ulcerativas en el tracto genital femenino interferir con la respuesta inmunitaria o facilitar la replicación del virus. El tratamiento más adecuado es praziquantel 40 mg/kg repartidos en una o dos dosis en el caso de que la infección esté producida por S. japonicum o S. mekongi se dan 60 mg/kg. Las dos primeras semanas del tratamiento se siguen eliminando huevos y la eosinofilia se resuelve a las 12 semanas.

slide 5:

Conclusión La esquistosomiasis es una enfermedad causada por duelas sanguíneas trematodos del género Schistosoma. La infección se produce cuando la forma larvaria del parásito liberadas por caracoles de agua dulce contactan con la piel del individuo. Se trata de la segunda parasitosis más frecuente en el mundo después del paludismo . Existen 5 tipos de especies de esquistosomiasis que pueden causar infección en el hombre Las más importantes son S. mansoni África y Sudamérica y S. japonicum Asia Este que en general causan enfermedad en el tracto intestinal y S. haematobium África y Oriente Medio que afecta al tracto urinario. Se estima que cerca de 200 millones de personas están infectadas en todo el mundo. Provoca cerca de 200.000 muertes anuales. Al menos 90 de las personas vive en África. Se ha constatado un aumento de su incidencia en España fruto del incremento de la población inmigrante en parte procedente de zonas endémicas. Hay constancia de la transmisión de la enfermedad en 78 países sin embargo la quimioterapia preventiva solamente se requiere en 52 países endémicos con transmisión de moderada a alta. La mayoría de los individuos tienen una carga parasitaria de leve a moderada con limitada morbilidad pero la infección prolongada en el tiempo se asocia a graves problemas de salud como el carcinoma escamoso de vejiga la hidronefrosis y la insuficiencia renal. La sintomatología es producida por una respuesta inmunitaria generada por los huevos en los tejidos que desencadena la formación de granulomas. La primera manifestación aguda ocurre a las pocas horas del baño en agua contaminada: se puede generar un exantema “prurito de los

slide 6:

nadadores” con prurito y rash cutáneo en la zona de entrada de la larva en exposiciones repetidas al agua contaminada. Semanas después se puede producir el síndrome de Katayama. Consiste en una reacción sistémica de hipersensibilidad que puede cursar con fiebre brusca urticaria angioedema escalofríos mialgias artralgias tos seca diarrea dolor abdominal y cefalea. Meses o años tras la exposición puede provocar lesión en otros órganos por la infección crónica como en el intestino hígado bazo pulmón riñón aparato urinario o cerebro. La afectación génito-urinaria en concreto cursa con hematuria micro o macroscópica y/o piuria puede cursar con disuria y poliuria. Se trata de hematuria con el final de la micción aunque en casos graves puede observarse durante todo el proceso. En los casos avanzados son frecuentes la fibrosis de la vejiga y los uréteres y las lesiones renales. El cáncer de la vejiga es una posible complicación tardía así como la infertilidad. En las mujeres puede manifestarse con lesiones hipertróficas o ulcerativas en la vulva la vagina o el cérvix los hombres pueden presentar además hemospermia. En las pruebas complementarias destaca la eosinofilia en 30-60 de los casos. La identificación de los huevos de esquistosomiasis en las heces o la orina es el gold standard para el diagnóstico aunque la ausencia de huevos en la orina no descarta la enfermedad y habría que recurrir a las serologías o a una biopsia vesical. Los estudios de imagen principalmente la ecografía son útiles tanto para el diagnóstico como para la evaluación de las repercusiones sistémicas y de la respuesta al tratamiento. Un elevado número de pacientes presenta lesiones específicas en especial en las vías urinarias calcificaciones en la vejiga lesiones nodulares o pseudopólipos o hidronefrosis. El diagnóstico diferencial hay que hacerlo con tuberculosis génito-urinaria cáncer renal o de las vías urinarias glomerulonefritis agudas y litiasis renal.

slide 7:

Esta infección puede asociarse con bacteriemia hepatitis víricas malaria o VIH. La infección por S. haematobium puede asociarse con aumento de riesgo de trasmisión de VIH al inducir lesiones ulcerativas en el tracto genital femenino interferir con la respuesta inmunitaria o facilitar la replicación del virus. El tratamiento más adecuado es praziquantel 40 mg/kg repartidos en una o dos dosis en el caso de que la infección esté producida por S. japonicum o S. mekongi se dan 60 mg/kg. Las dos primeras semanas del tratamiento se siguen eliminando huevos y la eosinofilia se resuelve a las 12 semanas.

authorStream Live Help