El amor en la literatura

Views:
 
Category: Education
     
 

Presentation Description

Antología de textos poéticos cuyo tema es el amor.

Comments

By: kopazo (37 month(s) ago)

preciso!!

By: LEITO77 (39 month(s) ago)

excelente power

By: madihuada (39 month(s) ago)

wena

By: rominita (39 month(s) ago)

Excelente presentación.

By: ca7873 (40 month(s) ago)

weno

See all

Presentation Transcript

El amor en la literatura: 

El amor en la literatura Antología de poemas de amor

Definiendo el amor: 

Definiendo el amor Es hielo abrasador, es fuego helado, es herida que duele y no se siente, es un soñado bien, un mal presente, es un breve descanso muy cansado; es un descuido que nos da cuidado, un cobarde con nombre de valiente, un andar solitario entre la gente, un amar, solamente ser amado; es una libertad encarcelada, que dura hasta el postrero parasismo; enfermedad que crece si es curada. Este es el niño Amor, este es su abismo. ¡Mirad cuál amistad tendrá con nada el que en todo es contrario de sí mismo. Francisco de Quevedo

Slide3: 

Desmayarse, atreverse, estar furioso, áspero, tierno, liberal, esquivo, alentado, mortal, difunto, vivo, leal, traidor, cobarde y animoso; no hallar fuera del bien centro y reposo mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, enojado, valiente, fugitivo, satisfecho, ofendido, receloso; huir el rostro al claro desengaño, beber veneno por licor suave, olvidar el provecho, amar el daño, creer que un cielo en un infierno cabe, dar la vida y el alma a un desengaño, Esto es amor, quien lo probó lo sabe. Lope de Vega

A …: 

A … No existe lazo ya; todo está roto; plúgole al cielo así. ¡Bendito sea! Amargo cáliz con placer agoto; mi alma reposa al fin: nada desea. Te amé, no te amo ya; piénsalo al menos; ¡nunca, si fuere error, la verdad mire! Que tantos años de amargura llenos Trague el olvido, el corazón respire!... Gertrudis Gómez de Avellaneda

Por ti: 

Por ti Por ti, me he convertido en delincuente en un ratero, en un amigo de lo ajeno que será perseguido por todos, incluyendo al policía de la esquina al profesor de moral y al prefecto de disciplina. Por ti, ayer en la tarde me convertí en un ladrón de flores Jairo Aníbal Niño

Epigramas ( Ernesto Cardenal): 

Epigramas ( Ernesto Cardenal) Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña. Los he escrito sencillos para que tú los entiendas. Son para ti solamente, pero si a ti no te interesan, un día se divulgarán tal vez por toda Hispanoamérica Y si al amor que los dictó, tú también lo desprecias, otras soñarán con este amor que no fue para ellas. Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas, (escritos para conquistarte a ti ) despiertan en otras parejas enamoradas que los lean los besos que en ti no despertó el poeta.

Epigramas ( Ernesto Cardenal): 

Epigramas ( Ernesto Cardenal) Yo he repartido papeletas clandestinas, gritado: VIVA LA LIBERTAD! En plena calle desafiando a los guardias armados. Yo participé en la rebelión de abril: pero palidezco cuando paso por tu casa y tu sola mirada me hace temblar.

Epigramas ( Ernesto Cardenal): 

Epigramas ( Ernesto Cardenal) Recibe estas rosas costarricenses, Myriam, con estos versos de amor: mis versos te recordarán que los rostros de las rosas se parecen al tuyo; las rosas te recordarán que hay que cortar el amor, y que tu rostro pasará como Grecia y Roma. Cuando no haya más amor ni rosas de Costa Rica recordarás, Myriam, esta triste canción.

Epigramas ( Ernesto Cardenal): 

Epigramas ( Ernesto Cardenal) Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido: yo porque tú eras lo que yo más amaba y tú porque yo era el que te amaba más. Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo: porque yo podré amar a otras como te amaba a ti pero a ti no te amarán como te amaba yo.

¡Sí, todo con exceso…(Pedro Salinas): 

¡Sí, todo con exceso…(Pedro Salinas) ¡Sí, todo con exceso la luz, la vida, el mar! Plural, todo plural, luces, vidas y mares. A subir, a ascender de docenas a cientos, de cientos a millar, en una jubilosa repetición sin fin de tu amor, unidad. Tablas, plumas y máquinas, todo a multiplicar, caricia por caricia, abrazo por volcán. Hay que cansar los números. Que cuenten sin parar, que se embriaguen cantando, y que no sepan ya cuál de ellos será el último: ¡qué vivir sin final! Que un gran tropel de ceros asalte nuestras dichas esbeltas, al pasar, y las lleve a su cima. Que se rompan las cifras, sin poder calcular ni el tiempo ni los besos. Y al otro lado ya de cómputos, de sinos, entregarnos a ciegas -¡exceso qué penúltimo!- a un gran fondo azaroso que irresistiblemente está contándonos a gritos fúlgidos de futuro. Eso no es nada, aún Buscaos bien, hay más.

No quiero que te vayas (Pedro Salinas): 

No quiero que te vayas (Pedro Salinas) No quiero que te vayas, dolor, última forma de amar. Me estoy sintiendo vivir cuando me dueles, no en ti, ni aquí, más lejos: En la tierra, en el año de donde vienes tú, en el amor con ella y todo lo que fue. En esa realidad hundida en la niega a sí misma y se empeña En que nunca ha existido Que sólo fue un pretexto mío para vivir. Si tu no me quedaras dolor, irrefutable yo me lo creería; pero me quedas tú. Tu verdad me asegura que nada fue mentira. Y mientras yo te sienta, tú me serás, dolor, la prueba de otra vida en que me dolías La gran prueba, a lo lejos, de que existió, que existe, de que nunca me quiso, De que aún lo estoy queriendo.