Sermón de la Inmaculada por el Padre Federico Salvador Ramón

Views:
 
Category: Education
     
 

Presentation Description

Versión actualizada del Sermón del Padre Federico Salvador Ramón publicado la revista Esclava y Reina en noviembre de 1918.

Comments

Presentation Transcript

slide 2:

Derechos de autor registrados en 2016 Antonio García Megía y María Dolores Mira y Gómez de Mercado. Congregación de Esclavas de la Inmaculada Niña Sermón de la Inmaculada del padre Federico Salvador Ramón – Edición actualizada Angarmegia: Ciencia Cultura y Educación. Portal de Investigación y Docencia Edición preparada con ocasión del proceso de beatificación del Padre Fundador de las Esclavas de La Inmaculada Niña. http://angarmegia.com - angarmegiaangarmegia.com

slide 3:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón Publicado en la revista mariana Esclava y Reina 30 de noviembre de 1918 Edición actualizada por María Dolores Mira Gómez de Mercado Antonio García Megía

slide 4:

4

slide 5:

5 Federico Salvador Ramón Dominus hanc in illam pulchritudinem ampliavit ut incomparabili decore omnium oculis appareret. El Señor dio aumento a aquella su hermosura para que pareciera incomparablemente graciosa a los ojos de todos. Judit c.10 v. 4. Mientras los pueblos cristianos después de haber blasfemado de Dios y de sus santos y de haber protestado de todo yugo humano y divino llegaban al mayor desenfreno de sus prevaricaciones adorando a la diosa razón en una mujer sacada del fango de los vicios llegaba también la feliz hora en que un pontífice de santa memoria elevando su voz desde la cátedra de Pedro declaraba ser tan pura María que jamás el hálito ponzoñoso del pecado llegó a empañarla. Al mismo tiempo que París era el centro de la corrupción del mundo Roma desde el Vaticano derramaba los más brillantes resplandores de nuestra fe y convidaba a los amantes de la virtud a ver en María la cristalina fuente purificadora de toda mancha y como si la divina Madre quisiera hacer esta verdad tangible ante los hombres aparecía en Lourdes para decir al mundo: «Yo soy la Inmaculada Concepción» Y en testimonio de que tal visita era precursora de la salvación del mundo como signo de salud hizo brotar bajo sus plantas las aguas de salutífera piscina y desde este venturoso solio el alma cristiana la oye repetir de continuo el inspirado canto de

slide 6:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 6 Judit en acción de gracias por los esfuerzos de poder que hizo Dios en Ella y por los triunfos que consiguió en bien de los hombres. Elevemos el alma hasta el trono de la Inmaculada Reina y la oiremos decir a nuestro corazón: «Empezad a loar al Señor con tambores cantad al Señor con címbalos entonadle un nuevo salmo ensalzad e invocad su nombre. El Señor que derrota los ejércitos su nombre es el Señor que puso sus reales en medio de su pueblo para librarnos de la mano de todos nuestros enemigos. Vino el Asirio de los montes de parte del aquilón con la muchedumbre de sus fuerzas cuya muchedumbre secó los arroyos y sus caballos cubrieron los valles. Dijo que él pondría fuego a mis tierras y que pasaría a cuchillo mis jóvenes que daría en presa mis párvulos y las doncellas en cautiverio. Mas el Señor Todopoderoso le hirió y lo entregó a una mujer que lo mató. Porque el poderoso entre ellos no fue derribado por mano de jóvenes ni hijos de Titán le hirieron ni se le opusieron valientes sino que Judit hija de Merari lo descoyuntó con la gracia de su rostro. Porque dejó los vestidos de su viudez y tomó los vestidos de alegría para que triunfasen los hijos de Israel Ungiose el rostro con ungüento y enlazó sus cabellos con mitra tomó estola nueva para engañarlo. Sus sandalias le arrebataron los ojos su hermosura cautivó su ánimo cortole con un puñal la cerviz.» Asombráronse los persas de su fortaleza y los medos de su osadía. Entonces aullaron los Reales de los Asirios cuando mis pobres ciudadanos muriéndose de sed se dejaron ver. Los hijos de las mujeres jóvenes los atravesaron a ellos y los mataron corno a siervos fugitivos perecieron en la batalla en presencia del Señor mi Dios. Cantemos himno al Señor himno nuevo cantemos al Señor. C. 16. Canto sublime en el que se siente el alma impulsada dulcemente a conocer la perfección de María en quien Dios hizo gala de todos sus favores y por quien quiso concedernos los mayores bienes. Canto divino que se halla sintetizado en estas hermosas palabras de la misma Judit: «Non permisit me Dominus ancillam suam coinquinari sed sine pollutione peccati revocabit me vobis gaudentem in victoria sua in evasione mea et in liberatione vestra». «No permitió el Señor que yo su sierva me manchase sino que me ha restituido a vosotros sin mancilla de pecado gozoso por la victoria de mi Dios ya que yo me he escapado y vosotros quedáis libertados».

slide 7:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 7 Cap. 13 20 Hermosas palabras que expresan claramente el asunto que he de proponer a vuestra atención contando con vuestra benevolencia y que concretaré en esta proposición: «La perfección de María es victoria para Dios y libertad para los hombres desde el primer instante de su ser». Pero es cierto Señora Inmaculada que no conoceremos las gracias que os adornan y los beneficios que conseguisteis sin vuestra gracia misma. Concedednos Señora la ayuda de vuestros favor es para que desde hoy demos testimonio de más amaros procurando obrar más conforme con vuestras obras y para hacernos más gratos a vuestros ojos en estos momentos os saludamos con el arcángel Ave María Antes de examinar la perfección de María importa saber que es perfección: «Perfectum est cui nihil deest». Clarísima definición a la que corresponde la siguiente pregunta: ¿Faltó algo a María Debemos recordar que el cumplimiento de todas las cosas en un sujeto puede ser de modos diversos: poseer todo cuanto es posible poseer en absoluto esto es que en ningún concepto se puede hallar deficiencia y entonces a solo Dios corresponde la perfección o poseer todo lo que necesitan según las exigencias de su naturaleza y en este sentido corresponde la perfección a las criaturas o poseer además de todo lo que le corresponde por naturaleza la plenitud de todas las gracias comunicables y en este concepto corresponde la perfección a la Inmaculada pues excluido el que es criatura no hay en Ella otro género de imperfección . Habéis de saber que para ser una cosa del todo hermosa o perfecta cuatro condiciones se requieren según el Beato Ávila. La una que tenga íntegramente todos los constitutivos de su ser. La segunda proporción de un miembro con otro y si es imagen de otra cosa ha de estar sacada muy al propio de su dechado. La tercera ha de tener pureza de color. La cuarta suficiente grandeza. Condiciones que corresponden a las que señalan San Agustín Santo Tomás y San Dionisio que son «integritas proportio et claritas». Ahora decidme ¿es suficientemente grande María El águila de Patmos en una de sus levantadas visiones apocalípticas exclamó: «Y apareció en el cielo una grande señal» Nuestra misma Madre nos responde:

slide 8:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 8 «Fecit mihi magna qui potens est». Y si la pureza de color la causa la limpieza de la luz y del objeto iluminado ¿qué luz más pura que la del mismo Sol que la viste de la Luna que la calza y de las estrellas que la coronan Y si Ella es la estrella nacida de Jacob «Stella ex Jacob orta» ¿dónde se encontrará objeto más apto para ser más iluminado que lo que ya es de suyo esplendor» San Bernado. Y la Inmaculada ¿será un conjunto completo de partes proporcionadas Para conocer a María de una ojeada y del modo más adecuado oigamos al Divino Esposo que absorto ante la perfección de su Amada exclama en los Cantares: « ¡Qué hermosa eres amiga mía qué hermosa eres Tus ojos de paloma como los brillantes en Hesebon tus mejillas de tórtola como fragmentos de granada tus carmíneos labios como panal que destila miel y leche de debajo de tu lengua tus dientes blancos como ovejas recién lavadas y parejos como corderos mellizos tu cuello como torre de David fabricada con baluartes y adornada con mil escudos y armaduras de valientes como torre de marfil como preciosos collares tu cabeza como el Carmelo tus cabellos como las aromáticas plantas de Galaad como púrpura de rey peinada en rizados bucles. ¡ Oh graciosa y suave como Jerusalén Llega a mi presencia suene tu voz en mi oído porque es tu habla dulce el olor de tu boca como de manzanas y exquisito vino y el aroma de tus vestidos como olor de incienso. Ordenada desde la eternidad eres poderosa como ejército en orden de batalla tu estatura como la palma y tus pasos ¡cuán hermosos hija del Príncipe pues marchas como el alba al levantarse hermosa como la Luna y escogida como el Sol. Tú sola eres mi paloma mi perfecta mi escogida. Te vieron las Reinas y las demás mujeres y loándote te llamaron bienaventurada. Toda eres hermosa amiga mía y en ti no hay mancha». Y como estos encantos de la materia no son bastantes para hacer a María perfecta exclama repetidas veces el Esposo: « Absque eo quod intrinsecus latet». Toda esta hermosura es aparte de la perfección del alma que excede a la del cuerpo más que supera en la región serena de la atmósfera el águila caudal al tierno corderillo que levanta entre sus garras. El alma de María es perfectísima. A Ella como arca del Nuevo Testamento encaminó el Señor la impetuosa corriente de sus dones para alegrarla pues había de servir de tálamo al Divino Verbo y por efecto del divino amor fue llena de

slide 9:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 9 todas las gracias en el instante mismo de su concepción y adornada con todos los dones y carismas del Esposo con más magnificencia que el más encumbrado serafín. Ni un solo instante la tocó la mancha y obscuridad del pecado original ni estuvo privada de la luz y amistad divina ni dejó de ser la criatura más perfecta del cielo y de la tierra. Ave gratia plena benedicta tu Evidentemente había de ser así pues como enseña Santo Tomás la perfección de una cosa está en relación directa primero con el bien de que es capaz o que ya posee segundo con los auxilios exteriores que necesita para conseguir tal bien. Dios sólo es capaz de infinito bien substancialmente y de nadie necesita ayuda para poseerse así mismo. Los demás seres todos necesitan de ayuda exterior y tanto son más perfectos cuanto mayor es el bien que tienen o de que son capaces aunque necesiten mayores auxilios para conseguirlo o conservarlo. De donde es evidente consecuencia que ninguna criatura es más perfecta que María lo fue en el primer instante de su Concepción puesto que nadie es capaz de mayor bien que Ella pues a todos los bienes supera el de la Concepción Inmaculada que se ordenaba a la divina Maternidad a que María era destinada. Y porque la perfección de María es tan singular de Ella se ha dicho que es: «Formosa per naturam in qua macula cadere non potest». Georgius. Ángeles y santos todos ceden la primacía a la que es Reina y Señora de ellos a la única feliz criatura que ha podido llamar hijo al Divino Verbo. Si a esto añadimos los merecimientos siempre crecientes de María hasta el momento de su dichoso tránsito ¿quién podrá alcanzar la perfección de nuestra Madre que vive y vivió siempre pendiente del beso de los divinos labios y unida en eterno abrazo al Divino Esposo Y si tanta perfección corresponde al alma de María ¿quién que desde su primera señal de vida tuviera inteligencia más privilegiada ¿Qué entendimiento mejor dispuesto para conocer «el optimun intelligibile» cuya mayor o menor disposición determina la más perfecta operación del entendimiento última perfección del mismo Ninguno ciertamente. Y porque tanta era la capacidad que del divino conocimiento tenía la Inmaculada recibió en el primer momento de su Concepción especies tan claras de la Divinidad que fueron l impísimo espejo en que resplandecieron todas las criaturas y de este modo las vio y conoció en Dios con mayor distinción y claridad que por otras especies y ciencia infusa las conocía en sí misma. Visión abstractiva de la Divinidad que fue inferior a la visión beatífica pero superior a todos los modos con que Dios se manifiesta al entendimiento humano. Allí conoció los ángeles los hombres y las criaturas irracionales con todas sus

slide 10:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 10 naturalezas y condiciones y en tan feliz mirada conoció toda la divina economía de la Redención del hombre caído la justificación y glorificación de los buenos y la reprobación y castigo de los malos allí aprendió en fin que el Divino Verbo descendía de lo más alto del cielo. Y si nuestros primeros padres en estado de inocencia conocían a Dios por inspiración interna e irradiación de la divina sabiduría ¿qué mucho que María les aventajase en este conocimiento y que no nos sea dado penetrar las intelectuales relaciones de María con Dios. Profetas y evangelistas Apóstoles y Doctores querubines y serafines todos ceden a María la palma del di vino saber. Por eso no había en María ni distracción ni variedad de pensamiento ni involuntarias mutaciones en la fantasía. Suárez. ¿Y la voluntad de María Si cuanto más cerca está de Dios una criatura tanto más expresamente graba Dios en ella la divina semejanza y esta consiste Santo Tomás en no ser por otro movido inclinado o dirigido en mover inclinar y dirigir a otros y a sí mismo ¿cuál no sería esta fuerza de perfecta moción en María si Ella nunca estuvo separada de Dios «Nunquam a Deo sejuncta». Y estuvo por el contrario tan unida a Él que no fue sometida siquiera a prueba en fidelidad como en los ángeles y hombres y por consiguiente jamás existió en Ella la más leve inclinación a separársele ni hubo en Ella «fomes peccati» ni pecado que es lo único capaz de producir la separación de Dios y de esclavizar a la voluntad. «Qui facit peccatum servus peccati». ¿Quién será capaz de conocer la hermosura de la voluntad de María la fortaleza de sus hábitos infusos la heroicidad de sus virtudes y la excelencia de sus dones Y como tanta perfección en el querer y conocer háyanse tan íntimamente relacionadas entre sí que el uno está ordenado para el otro resulta que el alma de María es superior a toda alabanza. «Absque eo quod intrinsecus latet» Lo que se oculta allá dentro en María es un alma siempre Inmaculada en la que reside la plenitud de la gracia. Luego en María se encuentran todas las bellezas que puede desear el hombre. Si belleza corporal nadie más hermosa que la Inmaculada si talento pidamos luces a la Inmaculada si virtudes la Inmaculada es el modelo si desprendimiento sigamos a la Inmaculada. Si la grandeza de ánimo nos cautiva seamos esclavos de la Inmaculada que servir a Ella es reinar si amor puro amemos a la Inmaculada si humildad imitemos a la Inmaculada y si la existencia de Ella es la derrota de Satanás y de todos los vicios y malas pasiones no es posible mostrar en pura criatura triunfo mayor de Dios sobre los grandes enemigos de la humanidad y si aparte del vencimiento

slide 11:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 11 de los enemigos todos María alcanza la suprema perfección de la caridad el triunfo de María es inefable. Y ¿para qué tanta perfección para qué tan íntima unión con Dios Para ejercitarse en constante lucha con Satanás y para quebrantar la cabeza de él. Y para que cumpliera María este fin desde el primer instante de su Concepción empezó la lucha con la serpiente pidiendo al Eterno con lágrimas tan amargas con la vista del pecado que las causaba la salvación de los hombres comenzando así desde aquel momento el oficio de medianera abogada y reparadora nuestra. ¿Pero en dónde podrá nuestro entendimiento rastrear el fundamento de la perfección de las obras de María «Rectitudinem spiritualem acquisivit homo per hoc quod subjicit suam voluntatem Deo». Santo Tomás. Porque María es la criatura que mejor se ha sometido a Dios. Consiguió la más perfecta rectitud cual es la más íntima unión con el fin a que esta rectitud se encamina. «Ecce ancilla Domini» dice María al santo arcángel y rendida completamente en manos del Altísimo es proporcionada al divino Verbo por la omnipotente diestra: «Fiat mihi secundum Verbun tuum». Y como tan grabada estaba en su alma esta sumisión a la divina voluntad Ella misma reconoce en esta total entrega a Dios para todo recibirlo de Él el fundamento de toda su grandeza. «Quia respexit humilitatem ancillae suae: ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes». Toda la humana grandeza consiste en conocer la verdad y en seguirla cueste lo que costare por tal motivo conocer a Dios y seguir a Cristo es la vida eterna y en tener a Dios y guardar sus mandamientos consiste la perfección humana pues es bien claro que cuanto más nos acerquemos a Dios para unirnos con Él y transformarnos en Él Dios vivirá más en nuestras almas como en San Pablo y podremos decir con él: «Vivo ego jam non ego vivit vero in me Christus» Y esta perfección se manifiesta en el perfecto ejercicio de la humana libertad de los hijos de Dios que supone el concepto negativo del apartamiento del pecado y de la realización de toda virtud cuéstenos lo que nos costare pues bien sabido es que el que hace el pecado esclavo es del pecado con todas sus consecuencias ceguedad del entendimiento desmedre de la voluntad y envilecimiento de todo el ser humano que se somete vilmente a las criaturas por quienes peca que hambrea como vagabundo perro que no teniendo amo va de acá para allá sin saber a dónde y no conociendo el sendero de la perfección vaga por do quiera sin otro guía que el impulso de la concupiscencia que le arrastra al abismo y de un pecado a otro mayor. Esto es que la vida del hombre apartado de Dios es marchar

slide 12:

Sermón de la Inmaculada Federico Salvador Ramón. Esclava y Reina 23 Instinción Almería 1918 12 de servidumbre en servidumbre hasta dar en la odiosa esclavitud de servir a Luzbel eternamente. Mas si volvemos nuestros ojos a la Inmaculada el primer concepto que salta a nuestra vista es reconocerla sin pecado no manchada limpia como el hampo de la nieve y para practicar toda virtud en todo momento hácese esclava del Señor y en el más perfecto cumplimiento de la soberana voluntad de Dios encuentra lo más alto de la libertad pues Ella sobrepasando el concepto de hija de Dios llega a la sublime transformación de la Divina Maternidad que no solamente lleva en sí el concepto de la más perfecta unión de voluntades sí que también entraña la necesaria consecuencia de que el Hijo se someta a la Madre cualidad que hace a María Omnipotente en la súplica que este es el modo que Ella tiene de manifestar su voluntad y que es a no dudarlo el modo más consumadamente perfecto de manifestar una pura criatura su libertad: imponer su querer de algún modo al querer de Cristo. Y no creamos mis amados hermanos que la dependencia de Cristo a María sea algo inadvertido o secundario en el Plan Divino no pues como dice el Beato Luis María Grignion de Montfort el gran maestro de la imitación mariana en estos tiempos: «Mayor gloria ha dado Jesucristo a Dios su Padre por la sumisión que tuvo a María durante treinta años que la que le hubiese granjeado convirtiendo a todo el mundo por medio de las maravillas más grandes que hubiese operado». Luego si nosotros queremos de veras dar gloria a la beatísima Trinidad hemos de someternos en la más perfecta esclavitud a la Inmaculada odiando todo pecado y ejercitándonos en toda virtud y sacrificio y entonces podremos concluir con el mismo bienaventurado: «¡Oh qué gloria tan sublime damos a Dios cuando para agradarte nos sometemos a María a ejemplo de Jesucristo que es nuestro único modelo» La perfección de María por consiguiente está sobre toda humana ponderación y solamente sirviéndole a Ella como esclavos es como alcanzaremos la libertad única verdadera la libertad de los hijos de Dios y así os diré para concluir nos haremos cristianos como deben ser los de estos tiempos hijos sumisos y obedientes a la ley divina para apartar con nuestro ejemplo al inundo del espíritu de rebelión a toda ley que es lo que domina. Teniendo por Reina de nuestro corazón a la Inmaculada y por generalísima de los ejércitos cristianos a la Señora repetiremos sin cesar: he aquí los esclavos del Señor y rogaremos con todas las veras de nuestra alma al Dador de todo bien para que acelere el día en que los verdaderos esclavos de Cristo mediante la Esclavitud de María vengan al mundo para sal vario del espíritu de la anarquía que informa todas las sociedades.

slide 13:

Derechos de autor registrados en 2016 Antonio García Megía y María Dolores Mira y Gómez de Mercado. Congregación de Esclavas de la Inmaculada Niña Sermón de la Inmaculada del padre Federico Salvador Ramón – Edición actualizada Angarmegia: Ciencia Cultura y Educación. Portal de Investigación y Docencia Edición preparada con ocasión del proceso de beatificación del Padre Fundador de las Esclavas de La Inmaculada Niña. http://angarmegia.com - angarmegiaangarmegia.com

authorStream Live Help