la sobreproteccion de nuestros hijos POR ALBA ROSA

Views:
 
Category: Education
     
 

Presentation Description

el excesivo cariño que les podemos tener a nuestros hijos

Comments

By: sansung (139 month(s) ago)

Una pregunta ¿Somos demasiado sobreprotectores con nuestros hijos? pensemos te felcito

Presentation Transcript

Slide 1: 

LA SOBREPROTECCION EN NUESTROS HIJOS ARAC

Slide 2: 

Les hablare de un tema es muy interesante y muy importante para nosotros como padres que somos y la tarea tan importante que tenemos en las manos que es la crianza y de nuestra habilidad de que nuestros hijos sean personas bien formadas. Ahora veamos primero que quiere decir sobreprotección es el cariño excesivo que tienen por las personas que se ama, que conlleva a una dependencia y la necesidad de controlar a la otra persona. La sobreprotección en realidad oculta un rechazo inconsciente. Se sobreprotege porque en el fondo hay sentimiento de culpa por el rechazo que se siente. Proteger a los hijos es necesario pero sobreprotegerlos es dañino, aunque siempre va a ser mucho más desbastador el abandono

Slide 3: 

La sobreprotección y la dependencia como modelos de crianza A muchos les parecerá extremo este caso; sin embargo, la dependencia y la sobreprotección pueden llevar a mamá- hijos a conductas impensables.. Este tema tiene un trasfondo sociocultural porque las mujeres siempre estamos posicionadas en roles de cuido. El buen papel de mamá o de esposa depende de la calidad de cuido que demos a quienes nos rodean. Desde niñas somos educadas para cuidar y servir. Cuando vemos a niñitas jugando con muñecas vigilamos que el juego incluya el rol de cuido: “mira tu bebé tiene hambre”, “mira, tenés que cuidar a tu bebé”, “así no se agarra”, “¡ya durmió la siesta”… sin embargo, si vemos a un niño agarrar el mismo muñeco, rápidamente le buscamos un carrito o un juguete para niño, en muchos casos inclusive se le hace manifiesta la censura: “eso es de niñas y tu eres un niño”. Las mujeres somos calificadas socialmente desde la forma en la que ejercemos nuestra maternidad o desde la forma en la que llevamos nuestra casa y nuestro matrimonio..

Slide 4: 

Criar hijos dependientes, es como conformarse con el gateo, aún y cuando puedan llegar a caminar y hasta correr; es como darles cereal en papilla toda la vida, cuando ya tienen dientes para masticar una deliciosa pieza de pollo… Los niños que son criados bajo el espejismo de la sobreprotección, son poco tolerantes a cambios, resuelven todo mediante llantos, evaden los contactos sociales o las situaciones nuevas, sintomatizán frecuentemente con dolores de estomago, de cabeza, de cualquier cosa; inclusive algunos llevan los síntomas al extremo convirtiéndolos en vómitos y diarreas que son los más comunes. En ausencia de la mamá, buscan a quien pegarse: maestras, abuelitas, tías. Recurren mucho al juego solitario, tienen ataques de pánico cuando se descubren solos o cuando sus papás se atrasan en buscarlos y tienen que esperar, les es difícil separarse de sus padres, por eso siempre andan en ceremonias, fiestas, aniversarios y otras actividades que son exclusivas para adultos.

Slide 5: 

Las conductas inseguras en sus hijos e hijas no surgieron de la nada; la dependencia, la sobreprotección, la falta de estímulo en la independencia y los apegos enfermizos son el fruto de una vinculación enfermiza. Crecen viviendo este tipo de conflictos: No se donde empiezo yo y donde termina el otro, necesito que me digan si lo que estoy haciendo esta bien, mal o si les gusta o no les gusta y si no lo hago bien; requiero que me indiquen la manera de hacerlo…. Es como si ocupáramos recetas para resolver todo lo que sucede; pero, ¿dónde queda la espontaneidad?, ¿será que el aprendizaje por error no es válido?, o que ¿existe una forma de hacer las cosas para que no sufra quien más amo? …. Resultan siendo personas que necesitan supervisión, aprobación y refuerzo en todo lo que hacen. El señalamiento de una simple equivocación puede desencadenar una crisis fatal: “ no sirvo para nada, siempre me equivoco, esto no me enseñaron a hacerlo, necesito que me ayuden…” En muchos casos terminan convirtiéndose en personas rígidamente metódicas, porque seguir un método reduce el riesgo de equivocarse, y eventualmente pueden desviar la atención y la responsabilidad a quien les enseñó el método.

Slide 6: 

Detrás de la sobreprotección hay un discurso encubridor: te hago las cosas porque creo que no vas a ser lo suficientemente capaz de hacerlo por vos mismo. SI! Estos son. Una señora me decía enojada que eso no era cierto, que su forma de demostrarle su amor a sus hijos era consintiéndolos y chineándolos… sin embargo, cuando estos empezaron a transitar por la temida adolescencia y la tempestuosa juventud; resultó que sus hijos tenías pocas herramientas sociales, buscaban en la secundaria y en los trabajos, personas que los asumieran y les dijeran paso por paso lo que debían de hacer. Cuando se dieron cuenta que la vida no les funcionaba así; uno optó por hacerse un mundo paralelo, se aisló y evitó relacionarse más allá de lo necesario. Curiosamente, la apuesta laboral apuntó a un trabajo independiente que podía realizarse desde la “comodidad” de su casa y la comunicación se limitó al uso de internet y solo cuando fuese necesario a la telefónica. En el otro caso; su hijo adolescente al verse tan “inútil” socialmente hablando, empezó a sintomatizar. De pronto, cualquier situación podía generarle altas dosis de frustración y dolor que se convertían en depresión y que buscaban salida por las ideas suicidas. Estas dinámicas y formas de relacionarse se tejen desde la infancia, tienen sus raíces en los patrones de crianza que tuvieron nuestros padres y en lo que la sociedad nos impone…. Entonces, ¿qué hacemos?

Slide 7: 

Para quienes tienen hijos adolescentes, como lograr establecer un dialogo con ellos, es tarea difícil, pero necesaria. La responsabilidad recae en los adultos, mas allá que el reclamo permanente  de comunicación o reproche por falta de esta, es continua en los adolescentes. No debemos de perder de vista que el vínculo padres- hijos, se establece y elabora, incluso antes del nacimiento. A cualquier padre, madre que se le pregunte, que desean para sus hijos, en una gran mayoría va a contestar “que sean felices”, pero no siempre concuerda la felicidad que aspiran los padres con la de los hijos. Todos los padres tratamos de preservar a nuestros hijos de los errores o dificultades que vivimos, pero hay que tener en cuenta que  además de que hay una generación de por medio, que hace que los códigos cambien, las experiencias y fracasos  hay que experimentarlos para aprender de ellos. Por lo que es imposible que  mantengamos a nuestros hijos en una burbuja, ellos irán transitando el camino. Los hijos, no son nuestros” son de la vida” y para esta es que debemos prepararlos y orientarlos, atravesando distintas etapas con ellos .

Slide 8: 

Ser padres de adolescentes En el proceso de crecimiento, la cercanía y la distancia son necesarias con los jóvenes en una comunicación abierta Los adolescentes acostumbran a desplegar una curiosa combinación de madurez e infantilismo durante el proceso de crecimiento; a veces están muy cerca de los padres, en otros momentos se distancian abruptamente. Sabemos que durante esta etapa el joven comienza a construir su propia identidad, para lo cual requiere romper con las figuras paternas. Son repetidos los desencuentros con los padres, tema que les tomará años resolver. Un buen desarrollo implica que, finalmente, el joven logre separarse y diferenciarse de sus progenitores. Esto le permite sentirse autónomo, con la madurez y fuerza necesarias para dominar aquellos obstáculos que el medio ambiente le presentará en su travesía a la adultez. Presencia vs. Vigilancia En esta etapa se requiere que los padres estén muy presentes, dispuestos a dialogar y negociar, sin evitar el conflicto ni ceder en cuanto a límites y reglas. La claridad en las normas es necesaria porque da seguridad y tranquiliza al adolescente, aunque es importante no caer en medidas extremas o excesivamente autoritarias; lo que da pie a una ruptura en la relación y engendra miedo y desconfianza. El no “porque no”, no sirve, es necesario dar las razones de la negativa. Los padres deben mantenerse en su papel de cabeza de familia y no convertirse en amigos o camaradas de sus hijos. La consecuencia más grave de la educación permisiva es la falta de conciencia en los jóvenes, pues no serán capaces de interiorizar las normas para regir su propia vida. Es muy importante ayudarles a hacerse responsables de sus actos, sin permitirles que se libren de las consecuencias naturales que se derivan de ellos.

Slide 9: 

La sobreprotección crea limitaciones El exceso de protección a los hijos, tratar de evitar las penas y dolores que la vida les trae, impidiendo que se esfuercen o que enfrenten dificultades fomenta la dependencia e incompetencia en los jóvenes, les impide crecer, destruye la autoestima e incapacita para la autosuficiencia. Es preciso acompañar a los adolescentes en el descubrimiento de sus anhelos e ideales, respetar sus sueños y potenciar el desarrollo de herramientas necesarias el logro de sus metas. Ayudarlos a tolerar las frustraciones, que provocan intensos sentimientos de rabia, por la necesidad de inmediatez propia del adolescente y de nuestros tiempos. Otro aspecto fundamental en la adolescencia es el proceso de autoconocimiento, los padres pueden contribuir a que sus hijos vayan entendiendo las razones de su comportamiento: ¿qué les hizo sentir rabia o pena? ¿Cuándo lo sintieron? ¿por qué? Poder dialogar en cuanto a la interacción que se da en la familia es fundamental para irse entendiendo, tanto en la relación con otros como consigo mismo y provee la posibilidad de una relación más honesta y adulta.

Slide 10: 

Por ultimo quiero decirles que ahí fuera, en el mundo, hay gente que les hará daño es algo que debe descubrir por ellos mismo, hay que darles la oportunidad de aprender, igual que un día la tuvieron los padres. También hay que tener en cuenta que las necesidades que los padres no vieron satisfechas en su infancia no van a ser las mismas que tendrás los hijos. Si unos padres quisieron ser pianistas de pequeños y no llegaron a serlo, se debe saber que quizá el hijo no quiera ser también pianista, a lo mejor le gusta el deporte y deben respetar su opinión, escucharlos y comprenderlos, aunque no sea lo que los padres habíamos soñado que fuera Tengamos presente nosotros que somos padres que nuestros hijos no tienen una deuda pendiente con los padres, aunque les hayamos dado la vida GRACIAS ARAC

Slide 11: 

Es muy común escuchar la frase” no logro que me ayude en casa, hacer un mandado, levantar una taza”, conversación que se habla entre madres, en la terapia o en reuniones familiares. Y también escuchamos, que a la inversa, cuando van a la casa de algún amigo, lo hacen sin que nadie se lo pida. Además de la rebeldía propia del adolescentes, los padres debemos entender que el chico se siente mal demostrando, a las personas que está más ligado, lo que les debe. Esta conducta en su casa les da cierta seguridad, y es importante que en esta etapa la tengan. Cuando van creciendo y haciéndose adultos, podrán decirles a los padres todo lo que le deben y también reprocharle un poco lo que en el pasado los molestaron, con consejos, prohibiciones y limites. Para esto los padres debemos que tener paciencia y esperar el momento, que sin duda llega. Lo que el adolescente hace es separarse de una relación demasiado próxima, si bien el abandono no es bueno, tampoco lo es una excesiva proximidad. No pensemos que ser padres de adolescentes es la tarea mas difícil, solo que hay que cumplir roles que son pesados para los padres y tediosos para los hijos. Uno de ellos son los límites. Al adolescente le molestan muchos los límites, pero a la vez sienten en estos límites que sus padres se ocupan de él. Son sentimientos muy contradictorios en esta etapa, por un lado quieren que se ocupen y por otro se sienten invadidos ante tanta cercanía. Los padres tienen que encontrar el equilibrio entre el abandono y la sobreprotección que los agobia, los hace sentir perseguidos. El adolescente precisa su espacio, pero hay que saber hasta dónde podemos dejar que llegue este espacio, esta libertad. Muchas veces precisamos la orientación de un profesional, que nos ayude a encontrar el punto medio, para no sufrir este pasaje y dejar que nuestros hijos transiten por una adolescencia feliz

authorStream Live Help