Jesus es el Senor

Views:
 
Category: Entertainment
     
 

Presentation Description

No description available.

Comments

Presentation Transcript

Jesús es el Señor : 

Jesús es el Señor

¿Quién es Jesús de Nazaret? : 

¿Quién es Jesús de Nazaret? ¿Un mito? ¿Un profeta? ¿Un revolucionario? ¿Un hermano para cada persona? ¿Alguien que actúa en nuestra vida? ¿Alguien que da sentido a nuestra vida? ¿Un hombre excepcional? ¿El Hijo de Dios? ¿Dios mismo?

¿Qué nos dicen de él? : 

¿Qué nos dicen de él? Los datos más comunes Aparece entre nosotros humildemente, como un hombre cualquiera (Flp. 2, 7) Nace en Belén (Lc. 2, 4) bajo el mandato del emperador Augusto y del Rey Herodes Se cría en Nazaret (Lc. 4, 16) Es bautizado por Juan en el año quince del emperador Tiberio (Lc. 3, 1.21) Hacia el año 28 comienza su misión, cuando tiene unos 30 años (Lc. 3, 23) Condenado bajo el procurador Poncio Pilato, muere crucificado hacia el año 30. Las fuentes no cristianas Origen de una “odiosa superstición” (Tácito, s. II). “Cantan un himno en honor de Cristo, como si fuera Dios” (Plinio el Joven, año 110). Habla de la lapidación, el año 62, de Santiago, “el hermano de Jesús, llamado el Cristo” (Flavio Josefo). “Practicaba la magia y sacaba del buen camino al pueblo” (Talmud judío).

Slide 4: 

Sus adversarios “Un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores” (Mt. 11, 18). Quebrantaba el sábado y llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios (Jn. 5, 18). “¿No decimos, con razón, que eres samaritano y que tienes un demonio?” (Jn. 8, 48). La gente que le sigue “Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea” (Mt. 16, 14). “En medio de vosotros está uno a quien no conocéis, que viene detrás de mí, a quien yo no soy digno de desatarle la correa de su sandalia” (Jn. 1, 26-27). Quedan maravillados ante las señales que realiza (Mt. 15, 31). “¡Bendito el que viene en nombre del Señor!” (Mt. 21, 9). “Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos” (Mc. 7, 37 b). “Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios” (Mc. 15, 39). Sus discípulos “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Mt. 16, 16). “Creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo” (Jn. 11, 27) “¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado!” (Lc. 24, 34). “Señor mío y Dios mío” (Jn. 20, 28).

¿Qué rasgos percibimos de él? : 

¿Qué rasgos percibimos de él? Es sacerdote por siempre (Hb. 5, 6), pero no es sacerdote levítico. Sospechoso para la clase sacerdotal, sus seguidores son gente sencilla. Enseña la Palabra de Dios y forma comunidad (Lc. 8, 21). Su modo de enseñar es profano, popular, directo. Anuncia al pueblo la acción de Dios en la historia (Mt. 3, 2) y proclama las señales que liberan (Mt. 11, 5). Es un hombre libre que se debe a su propia misión por encima de seguridades, del tener y del poder (Lc. 4, 1-15); por encima de la familia (Lc. 8, 19-21), incluso renunciando a una vida conyugal (Mt. 19, 12). Los discípulos perciben, más o menos conscientemente, una personalidad excepcional que no tiene fundamento en sí misma, sino en otra parte –la samaritana se pregunta: “¿No será el Cristo?” (Jn. 4, 29)-. La causa de Jesús, en el fondo, es de tipo religioso, pero tiene consecuencias sociales y políticas. Se enfrenta al sistema religioso, político y social, simbolizado en el templo (Jn. 2, 13-22). Opta por los pequeños y los pobres (Lc. 4, 18), por la muchedumbre sometida por los poderosos (Mt. 9, 36)

¿Qué dice Jesús de sí mismo? : 

¿Qué dice Jesús de sí mismo? Se adjudica un título misterioso, procedente de la profecía de Daniel, el hijo del hombre (Dn. 7, 13-14). Se define como el hijo de Dios (Jn. 5, 16-18): es el hijo, igual al padre: “Yo y el padre somos uno” (Jn. 10, 30) El Maestro y el Señor (Jn. 13, 13)

La confesión de la Iglesia naciente : 

La confesión de la Iglesia naciente Lo esencial de su fe es la confesión de Cristo “Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado” (Hch. 2, 36). “No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos” (Hch. 4, 12). “Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre … y toda lengua confiese que Cristo Jesús es el SEÑOR para gloria de Dios Padre” (Flp. 2, 9). “Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación … y todo tiene en él su consistencia … Él es el Primogénito de entre los muertos” (Col. 1, 15-20). “Estos (signos) han sido escritos para que creáis que Jesús es el Cristo. El Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre” (Jn. 20, 31). “Jesús es Señor” (1 Co. 12, 3) “Jesús es el Cristo” (1 Jn. 2, 22) “Jesús es el hijo de Dios” (Hch. 8, 37)

El símbolo del pez, una breve confesión de fe : 

El símbolo del pez, una breve confesión de fe ICHTHYS Iesoûs, Christòs, Theoû Yiòs, Sotér Jesús, Cristo, Hijo de Dios, Salvador

Y tú ¿quién dices que es Jesús? : 

Y tú ¿quién dices que es Jesús? ¿Lo conoces realmente? ¿Cuál es tu relación con él? ¿Te produce dudas? ¿Qué lugar ocupa en tu vida? Sus opciones ¿son las tuyas? Su estilo de vida ¿es el tuyo? ¿Lo reconoces como Señor? ¿Quién es para ti Jesús de Nazaret?

¿Podemos reconocer que es el Señor? : 

¿Podemos reconocer que es el Señor? Al principio parecen casualidades. Pero no, la buena noticia se va imponiendo por sí misma: Dios actúa en medio de los acontecimientos y es reconocido como Señor (experiencia del pueblo de Israel). Los primeros discípulos son constituidos como tales por una experiencia semejante referida a Jesús: un hombre a quien los acontecimientos posteriores a la Pascua manifiestan como Señor, esto es, como Dios. Jesús de Nazaret es el “Dios con nosotros” de la profecía de Isaías. Un acontecimiento está en el centro de la experiencia de fe: ¡Jesús ha resucitado! Para los adversarios los acontecimientos pascuales son casualidades, cuando no trampa y engaño. Para los discípulos y amigos, signos de su resurrección, acontecimiento que sólo es percibido en el ámbito de la fe. Es un encuentro en el que Jesús es suficientemente reconocido a través de los acontecimientos. Sólo el Espíritu introduce en la experiencia de la resurrección.

No lo reconocemos fácilmente : 

No lo reconocemos fácilmente No lo reconocemos de pronto. Necesitamos tiempo, primero hemos de “conocerlo”. Es una experiencia totalmente nueva. Una nueva forma de presencia (siempre presente, aunque no lo veamos). En medio de acontecimientos que se convierten en signos. Lo encontramos en la Palabra -“¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino …”– (Lc, 24, 32). El verdadero reconocimiento lo da la fe (sólo creyentes). Jesús ha sido constituido Señor; Señor de la Historia, pero también Señor de mi vida. De nada serviría lo primero, si no fuera verdad lo segundo: Cristo sería algo abstracto y lejano.

authorStream Live Help