Reflexión fin de año2012

Views:
 
     
 

Presentation Description

No description available.

Comments

Presentation Transcript

Una reflexión ante el nuevo año: :

Una reflexión ante el nuevo año: No somos una generación perdida C ristianismo y J usticia C ristianisme i J ustícia

Cristianismo y Justicia Cristianisme i Justícia:

C ristianismo y J usticia C ristianisme i J ustícia …es un centro de estudios dedicado al diálogo reflexivo en la frontera entre las ciencias sociales y la teología. Fue creado hace 30 años y  promovido por los jesuitas de Cataluña . Agrupa un completo equipo interdisciplinar formado por más de 80 profesores, tanto de ciencias sociales como de teología, junto a otros profesionales expertos muy en contacto con las realidades sociales. Sus publicaciones periódicas, accesibles on line desde este enlace , tratan de analizar con rigor la realidad, discernir su complejidad y proponer alternativas desde el compromiso cristiano . Qué es

En su reflexión de fin de año,:

En su reflexión de fin de año, … propuso a un grupo de jóvenes una serie de encuentros para reflexionar sobre el momento actual. Son jóvenes que vivieron con ilusión el nacimiento del 15-M , que comparten el deseo de cambio y el nuevo lenguaje político que este movimiento propone. Pero, a la vez, son conscientes de sus debilidades y limitaciones y de la necesidad de que la indignación se traduzca en propuestas concretas de cambio. Escucha lo que nos dicen…

LOS HIJOS DE LA BONANZA…:

LOS HIJOS DE LA BONANZA… Somos hijos de la etapa de mayor bonanza económica que ha vivido nuestro país. Durante este tiempo, hemos crecido en una sociedad progresivamente mercantilizada, en la que la existencia sólo parece tener sentido en el acto de consumir y en la que se ha confiado a la técnica la solución de todos los problemas. La democracia, conquistada por las generaciones anteriores, se ha ido diluyendo en el individualismo , desapareciendo toda noción de bien común .

UN CAMBIO DE ÉPOCA::

UN CAMBIO DE ÉPOCA: Creemos que la CRISIS se muestra en múltiples niveles y que, por tanto, no podemos hablar sólo de una época de cambios, sino de un cambio de época . LAS DESIGUALDADES SON CRECIENTES: Actualmente en España: Hay un 22% de personas en situación de pobreza (2 puntos más que al inicio de la crisis) Hay un 25% de la población activa en situación de paro (sólo había un 11% cuando empezó la crisis) La desigualdad entre ricos y pobres se ha incrementado más que en el resto de los 27 estados de la Unión Europea (Informe de Cáritas España ).

UN CAMBIO DE ÉPOCA::

UN CAMBIO DE ÉPOCA: El neoliberalismo nos ha convencido de la falacia de que nuestra sociedad ofrece a todos igualdad de oportunidades. De este modo, se culpabiliza al pobre de su situación, cuando es el mismo sistema el que se alimenta de víctimas para poder funcionar. Ante esto, reivindicamos una caridad y una solidaridad que sientan el problema del pobre como un problema propio, fruto del reconocimiento de una identidad humana común y no de la simple beneficencia compasiva, tan ingenua que ni siquiera se cuestiona las causas de la pobreza. La crisis está alentando la aparición de un nuevo fascismo social que encuentra en la dinámica del “chivo expiatorio” (el inmigrante, el pobre, etc.) una válvula de escape al propio malestar. Este fascismo puede ser, a la larga, una de las peores amenazas de nuestra convivencia.

EL HUNDIMIENTO DE LAS INSTITUCIONES::

EL HUNDIMIENTO DE LAS INSTITUCIONES: Acciones multitudinarias como el 15-M han puesto en evidencia el déficit democrático de nuestro país y el desprestigio de las principales instituciones políticas. El descrédito de la clase política es creciente y se relaciona con la pérdida de la noción del bien común , precisamente quienes deberían caracterizarse por su defensa. Alarmados, hemos podido constatar cómo el poder político está sometido al poder financiero y cómo los mercados se han ido apoderando de los centros de decisión.

EL HUNDIMIENTO DE LAS INSTITUCIONES::

A pesar de disponer de nuevos medios y nuevas tecnologías que permitirían dinámicas participativas y consultivas, parece que no interese de momento a los gobernantes esta implicación del pueblo en las decisiones que le afectan. Existe también una gran polarización ideológica, en la cual el diálogo es cada vez más difícil y la búsqueda de consensos parece una quimera. EL HUNDIMIENTO DE LAS INSTITUCIONES:

¿EL OCASO DEL HUMANISMO?:

¿EL OCASO DEL HUMANISMO? Nuestra sociedad ha magnificado la economía, como si fuese una ciencia exacta generadora de verdades absolutas. El criterio que impera, por encima de las personas, las relaciones, los proyectos y los valores, es el de la rentabilidad económica . Además, el modelo económico occidental presupone que las acciones de tipo financiero, a pequeña o gran escala, quedan fuera del radio de la valoración moral . No puede ser así.

¿EL OCASO DEL HUMANISMO?:

¿EL OCASO DEL HUMANISMO? Por eso, reivindicamos la figura del pensador, del humanista, del crítico. Hay que añadir profundidad y rigor intelectual en todos los niveles de la sociedad y recuperar la presencia de la ética en el ámbito económico y en el científico-técnico.

LOS VALORES “LÍQUIDOS”:

LOS VALORES “LÍQUIDOS” Hace ya tiempo que se habla de una sociedad “líquida”, de los valores “líquidos”, del amor “líquido”, etc. La expresión fue acuñada por el ensayista polaco Zigmunt Bauman y hace referencia a la pérdida de consistencia de lo que antes nos parecía esencial. Ahora, todo se nos escapa entre los dedos sin poder asirnos a las referencias. Es la cultura de lo efímero . Hasta las palabras se han vuelto asépticas y el lenguaje se ha convertido en una herramienta eufemística que nos vuelve ciegos ante la realidad. Antes el lenguaje nos permitía transformar el caos en orden y nos acercaba a la comprensión del mundo y de los demás. Ahora, las palabras ya no nos queman en la lengua.

EL CONSUMISMO:

EL CONSUMISMO También nuestros hábitos de consumo se han vuelto inconsistentes. A menudo parece que la única forma de ocio es el consumo y que nuestro valor como personas se mida por nuestra capacidad de consumo . Esta visión mercantilista nos empobrece como sociedad y como personas.

EL INVIERNO ECLESIAL:

EL INVIERNO ECLESIAL Es verdad que, el neopositivismo imperante percibe muchas veces lo simbólico, lo religioso, lo poético o lo no-científico como visiones patológicas o sencillamente inútiles. Pero, por su parte, la Iglesia se ha distanciado de los hombres y las mujeres de hoy. Incluso su lenguaje y sus gestos resultan con frecuencia incomprensibles o, peor aún, irrelevantes para muchos.

EL INVIERNO ECLESIAL:

EL INVIERNO ECLESIAL Muchos cristianos sentimos con tristeza que nadie nos representa en la Iglesia y que el cristianismo parece haber perdido aquel brillo de utopía comprometida que tuvo en sus orígenes. Son muchos también los que buscan la expresión de una fe y una espiritualidad encarnadas en el mundo de hoy . Lamentablemente, cincuenta años después de aquella esperanza que abrió el Concilio Vaticano II , la Iglesia sigue encastillada en los tiempos del preconcilio, en dogmatismos del pasado y en condenas temerosas de toda novedad. Parece haber olvidado la propia esencia que la puede justificar: transmitir el mensaje de cercanía y de esperanza en el hombre que vino a traernos a todos Jesús de Nazaret .

NO QUEREMOS SER UNA GENERACIÓN PERDIDA:

NO QUEREMOS SER UNA GENERACIÓN PERDIDA A pesar de vivir en un contexto en el que se hace difícil lograr suficiente lucidez y paz interior, sentimos la necesidad de implicarnos en la recuperación de ciertos valores y de una visión humanizadora del mundo. De hecho, ya se están dando en nuestro entorno iniciativas locales, sencillas, de carácter colectivo y transformador que anticipan el futuro que está por venir. Por eso, desde esta reflexión queremos: H acer un llamamiento a la esperanza , a la alegría y a la fraternidad , A lentarnos unos a otros en la lucha contra la indiferencia ciega e individualista Y buscar espacios para encontrarnos a nosotros mismos y a los demás como personas íntegras . ¡NO QUEREMOS SER UNA GENERACIÓN PERDIDA!

PowerPoint Presentation:

“Es tarde , pero es nuestra hora . Es tarde , pero es todo el tiempo que tenemos a mano para hacer el futuro. Es tarde pero somos nosotros esta hora tardía. Es tarde , pero es madrugada si insistimos un poco.” NO QUEREMOS SER UNA GENERACIÓN PERDIDA (Pedro Casaldàliga )

CRÉDITOS::

CRÉDITOS : CRISTIANISME i JUSTÍCIA (2012): “Reflexión de fin de año de CJ. No somos una generación perdida”. Suplemento del Cuaderno nº 182 de CJ. Disponible on line en: http://www.cristianismeijusticia.net/sites/default/files/es241.pdf (en CASTELLANO) http://www.cristianismeijusticia.net/sites/default/files/ct242.pdf (en CATALÀ) Referencias Adaptación y montaje : Juan V. Fernández de la Gala, usando Microsoft PowerPoint . ( N.B.: Esta presentación no incluye el documento literal de Cristianisme i Justícia , sino sólo una interpretación personal del mismo. El texto ha sido adaptado y las ilustraciones y viñetas humorísticas no figuran en el documento original.) EN ESTA REFLEXIÓN HAN PARTICIPADO: Xavi Casanovas , Guillermo Casasnovas , Ignasi Escudero, Sonia Herrera, Núria Martínez, Francesc Martori , Oscar Mateos, Lucia Montobbio , Anna Ortín , Maya Riera, Miguel de Ros, Mercè Tous y Nani Vall-llossera . CRISTIANISME i JUSTÍCIA Contacto: info@fespinal.com www.cristianismeijusticia.net IMÁGENES: Raúl Cancio ; Andrés Rábago ; Freepik.es ; Manage Wealth.com; El guijarro blanco.es; El blog de José Miguel Ridao ; Ardegu en Flickr ; Mariaserben en Instagramers . Pedro Casaldàliga es el autor del poema “Nuestra hora”, perteneciente a la antología El tiempo y la espera (Sal Terrae , 1986). Es obispo emérito de la diócesis de São Felix do Araguaia , en el estado de Mato Grosso, Brasil y un referente gozoso para quienes pensa - mos que una Iglesia encarnada en el mundo es posible. Su compromiso decidido con los desposeídos le ha ocasionado en los últimos días se- rias amenazas de muerte. Pedro, desde aquí, nuestra solidaridad plena. MUCHAS GRACIAS POR LEER Y DIFUNDIR ESTE MENSAJE

authorStream Live Help