Que es una aventura

Views:
 
Category: Education
     
 

Presentation Description

Teoria de la aventura en literatura

Comments

Presentation Transcript

Slide 1: 

de aventuras La novela

Slide 2: 

¡VIVA LA AVENTURA!

La novela de aventuras : 

La novela de aventuras «La novela es para el adulto lo que el juego para el niño; es lo que cambia la atmósfera y el contenido de su vida, y cuando el juego se armoniza con su imaginación hasta el punto de poder entregarse a él de todo corazón, cuando le gusta recordar y obtiene placer completo de este recuerdo prolongado, la novela se llama novela de aventuras.» Robert Louis Stevenson

¿Qué es una aventura? : 

Si alguna vez te has visto ante una situación de alto riesgo, si te ha ocurrido un suceso excepcional, que te ha provocado un intenso miedo o una fuerte emoción y ha cambiado por un corto tiempo o para siempre el curso normal de tu vida o, en caso extremo, te ha hecho sentir que la muerte ha estado muy cerca, entonces, tal vez, has vivido una aventura. ¿Qué es una aventura?

¿Qué es una aventura? : 

¿Qué es una aventura? La aventura es la incursión del azar o del destino en la vida cotidiana. Algo le pasa a alguien. Un suceso fortuito y extraordinario llega para romper la tranquilidad de la vida: se introduce un desorden por el cual la muerte se hace probable, posible y presente. Entonces, no queda más que dar la cara.

¿Qué es una aventura? : 

Cuando nos enfrentamos a la aventura, lo que pretendemos es resolver un misterio o superar un reto. Y aunque intuimos el peligro, sentimos una fuerte necesidad de vivirla. Quien posee un espíritu aventurero arde en deseos de hacer lo que más teme, porque está convencido de que una vez superado la dificultad, llegará la gratificación. ¿Qué es una aventura?

¿Qué es una aventura? : 

¿Qué es una aventura? Una aventura también es iniciar una empresa cuyo resultado puedo ser incierto. De hecho, casi siempre lo aventura está asociada a los viajes; es un viaje cuyo final no es claro, pues se ve amenazado por numerosos obstáculos: el frío, la nieve, los lobos, los espías, lo soledad, el hombre, la tempestad, los bandidos...

El género : 

El género De esa natural atracción humana hacia la aventura, de ese miedo a la muerte y, sin embargo, esa inclinación a vivir el vértigo del peligro, se ha nutrido la literatura para crear uno de los más apasionantes géneros: las narraciones de aventuras. Tal vez lo que más cautiva de ellas es la tensión constante hasta el final: la muerte acecha y sin embargo abrigamos la esperanza de que el héroe se salve, pero... ¿lo hará?

El tema : 

El tema La narración de aventuras se enfoca en una gran y única aventura: un viaje; una tempestad; una injusticia y/o uno venganza. Esta aventura única da un orden al relato y permite concentrarlo y estructurarlo alrededor de pocos personajes y de una intriga simple, de la que el lector conoce lo que se juega en ella y al interior de la cual se establece una relación de causa efecto entre los incidentes.

El lector : 

El lector El lector que tiene entre sus manos uno de estos relatos, debe esperar hasta el final para conocer el desenlace. Muchas veces, leemos las doscientas páginas de una novela de aventuras de un tirón, sin parar, viviendo la angustia de los personajes y el miedo a lo desconocido, para degustar el sabor del triunfo (o la derrota) junto con el héroe al final del texto.

El héroe : 

El héroe Es fundamental para su desarrollo el personaje protagonista, el héroe, que será el centro de todo el argumento por su espíritu aventurero: vivirá situaciones difíciles, esquivará todo tipo de peligros, se enfrentará a los más diversos y peligrosos personajes, se verá envuelto en accidentados y turbulentos viajes... Sobrevivirá a todo ello gracias a su ingenio.

El héroe : 

El héroe No hay narración de aventuras sin un héroe elaborado para nosotros; cuando entramos a una novela, un cuento o una película del género, todos lo hacemos con la convicción de que nada catastrófico ni mortal puede suceder al héroe principal o a los protagonistas simpáticos. Esto por un proceso llamado identificación. Sin embargo, el final feliz, aunque frecuente, no es una constante y en ocasiones es la derrota la que sale victoriosa.

El héroe : 

El héroe Al contrario del cuento de hadas, el héroe de la novela de aventuras no es inmutable. Los peligros y las andanzas le hacen conocer el sufrimiento, el fracaso y hasta el envejecimiento. El héroe es diferente al regreso de su expedición. Después de la aventura, se habrá transformado: habrá adquirido enorme experiencia y junto a ella algo de sabiduría.

El héroe : 

El héroe A lo largo de su historia, las narraciones de aventuras han aportado variadas categorías de héroes. Desde el héroe ideal, triunfante, que nunca sucumbe ante la muerte, hasta los llamados antihéroes: hombres cobardes, derrotados o traidores, que han trocado su valor en miedo, cuando no han sabido, querido o podido afrontar el peligro mortal.

El héroe : 

El héroe Otro categoría de héroe está constituida por los niños o los jóvenes. El joven héroe se caracteriza por la fuerza, la fe y la imaginación. Su espíritu de aventura es totalmente puro, sin cálculo ni sentido práctico.

El héroe : 

El héroe

Alicia : 

A Alicia le basta con dormirse para entrar en el reino de la fantasía, dende se encuentra con los seres más disparatados, y si bebe una pócima, se hace pequeña... O si toma un poco más se vuelve enorme... Alicia

El adversario : 

El adversario A las acciones del héroe se oponen los intereses de los malvados, de los criminales: hombres sombríos, traidores, repulsivos y a la vez fascinantes. Los grandes malhechores poseen el espíritu seductor de lo figura diabólica: sus virtudes de valor, de distinción, de encanto, le permiten mandar sobre una tripulación de piratas, engañar en el castillo, convertirse en un espía. El disimulo es uno de sus rasgos fundamentales. Al lado de ellos, no puede haber más tipos sospechosos, capitanes o soldados vendidos, hombres desventurados, mediocres y afligidos.

El adversario : 

Pero no siempre el adversario del héroe es un criminal. Muchas veces es una entidad impersonal : fuerzas de la naturaleza como la tempestad, la niebla, la calma chicha; en ocasiones es el frío, el hambre, el calor excesivo o la sed. El adversario

El suspenso : 

El suspenso El suspenso es el procedimiento narrativo que obliga al lector a interesarse v desear la respuesta a una pregunta formulada. En el reino de la narración de aventuras, no hay preguntas sin respuesta, problemas sin solución, ni expectación sin suceso; lo contrario sería insoportable para la sensibilidad del lector. Y, recíprocamente, no hay respuesta sin una nueva pregunta, solución sin problema ni suceso sin expectación hasta el fin del relato.

El suspenso : 

Suspenso significa incertidumbre En cuanto al desenlace de un hecho. Ante esa incertidumbre, surge en el lector un sentimiento de placer mezclado con angustia: el deseo de conocer se une al miedo de saber; los sentimientos del lector se debaten entre la fascinación y la repulsión. Pero la lectura no puede detenerse. El suspenso

La antítesis : 

La narración de aventuras se escribe por antítesis: los personajes pasan de lo dicha al sufrimiento, del peligro a la tranquilidad, y siempre después de la risa, la angustia aumenta. El conflicto mantiene la intriga v el héroe tiene que escapar muchas veces de la muerte para que la acción se prolongue. A medida que avanza el relato, los obstáculos se hacen más difíciles. El protagonista corre tanto más peligro cuanto más cerca está de vencer. La antítesis

La antítesis : 

La antítesis La narración de aventuras por lo general pasa de la alegría a la desesperación, de la angustia a la seguridad. Lo trágico y lo cómico se alternan en una relación que da ritmo al relato. Y aunque es difícil ser, a la vez, divertido y tenso, suscitar interés, angustia y pasión en el lector y, además, hacerlo reír, se trata de una necesidad del género.

El comentario : 

Ninguna novela de aventuras puede ser acción pura, y la acción presentada en bruto siempre es desarrollada mediante comentarios. Esos comentarios se dirigen en forma directa al lector y en todos sus detalles buscan inquietar, suscitar miedo e incertidumbre. El comentario

La anticipación : 

La anticipación La anticipación mantiene al lector en suspenso: la evocación de la muerte futura del héroe lo coloca ante la angustia; en oposición, la alusión a la salvación lo tranquiliza. Sin embargo, el autor debe tener cuidado con ella, pues una precisión demasiado exacta puede destruir la sorpresa, elemento fundamental en la narración de aventuras.

El espacio : 

El espacio Uno de los encantos de lo narrativa de aventuras se encuentra en su capacidad para sacarnos del mundo real e introducirnos en un universo excepcional, sensacional. La vida cotidiana con su normal ausencia de acontecimientos extraordinarios es desterrado casi por completo. Y eso se refleja en el manejo del espacio.

El espacio : 

El espacio Los lugares de la aventura son siempre insólitos, exóticos. Esto tiene una razón de ser: los sitios comunes, sencillos, no suscitan preguntas ni secretos. En cambio una misteriosa mansión, una isla inhóspita, un lejano país de oriente, un río caudaloso, las eternas nieves del ártico serán siempre lugares en los que se presagie el peligro.

El espacio : 

El espacio El Bravo Océano poblado de tormentas y monstruos marinos, es uno de los escenarios favoritos de los autores de aventuras.

El espacio : 

Verne sitúa muchas muchas de sus escenas novelescas en el mar. Por allí se pasea el Nautilus en Veinte mil leguas de viaje submarino, un clásico del género. El espacio

El espacio : 

El espacio El lugar exótico ha sido siempre, para el lector uno de los signos distintivos del relato de aventuras: en las epopeyas griegas, la aventura ocurre lejos de la tierra natal. Esta distancia es la del ensueño. Los héroes tienen que vivir en medio de lo incomprensible, con la impresión de vagar sobre uno tierra prehistórica, un planeta desconocido.

Las clásicas : 

Las clásicas

Las clásicas : 

Las clásicas

Las clásicas : 

Las clásicas

Las clásicas : 

Las clásicas

Los clásicos : 

Los clásicos

Herman Melville : 

"Llamadme Ismael. Hace unos años, no importa cuántos sean exactamente, encontrándome con poco o ningún dinero en el bolsillo, y sin nada de particular que me interesara en la tierra, se me ocurrió irme a navegar por ahí, con el fin de ver la parte acuática del mundo. Es un modo que tengo de echar fuera la melancolía y arreglar la circulación". Herman Melville Con estas frases (recitadas por un actor) comienza la obra Moby Dick, de Herman Melville, quien desplegó en esta obra, prototipo de novela de aventuras, todo su conocimiento acerca del mar.

Alejandro Dumas : 

Alejandro Dumas Este escritor francés nació en 1803. Después de descubrir su vocación literaria se trasladó a París, donde se dedicó a leer y a escribir. Sus dramas históricos lo convirtieron muy pronto en un escritor de gran popularidad entre sus contemporáneos. Por ello, gozó de un éxito económico muy superior al de cualquier otro escritor romántico. Sin embargo, en sus últimos años cayó en una profunda depresión que lo llevó a la locura. Murió en 1870.

El conde de Montecristo : 

Edmundo Dantés, un hombre fabulosamente rico, misterioso y excéntrico, es víctima de un complot que le arroja durante 14 años a los húmedos calabozos del castillo de If. Tras evadirse, con la “ayuda” del abate Faría, sacerdote y maestro italiano, se hace con un inmenso tesoro escondido en la isla de Monte Cristo, y se dedica a preparar una terrible venganza, despiadad e inflexible como el destino, por encima de todas las leyes humanas y divinas. El conde de Montecristo

Abate Faría : 

Encuentro de Dantés con el abate Faría Abate Faría

Los tres mosqueteros : 

Los tres mosqueteros Los tres mosqueteros transcurre en el siglo XVII, durante la lucha por el poder que sostuvieron el rey Luis XIII y el cardenal Richelieu. Su protagonista es D’Artagnan, un intrépido joven que deja su pueblo natal para ir a París en busca de fortuna. Allí debe presentarse ante el señor de Tréville, capitán general de los mosqueteros del Rey. Poco después de su llegada a París, conoce en singulares circunstancias a tres mosqueteros: Athos, Porthos y Aramis, con los que establece una sólida amistad y vive numerosas aventuras.

Jack London : 

Las novelas del escritor estadounidense Jack London, aventuras con héroes solitarios, atormentados y profundamente humanos, reflejan su propia vida y han alcanzado un merecido reconocimiento de público y crítica. Jack London

Julio Verne : 

Julio Verne De la pluma de Julio Verne han nacido historias maravillosas que atrapan al lector.

Emilio Salgari : 

Emilio Salgari (1862-1911),italiano, autor de una extensísima obra de narrativa de aventuras. Autor de El tigre de Malasia, su obra más famosa). Vivió siempre en precarias condiciones económicas que lo llevaron finalmente al suicidio, por el método del harakiri. Sus mejores libros están agrupados en ciclos, como los de la jungla, los de los corsarios y los del Oeste americano; algunos de sus personajes son todavía populares, sobre todo Sandokán, Yáñez, Tremal-Naik y la Perla de Labuán, gracias a las versiones televisivas y cinematográficas. Emilio Salgari

William Harrison Ainsworth : 

(1805-1882), novelista y editor inglés.. Su primer gran éxito fue la novela Rookwood (1834), que cautivó la imaginación de sus lectores con la historia del bandolero Dick Turpin. En total, Ainsworth publicó 41 novelas, entre ellas Jack Sheppard (1830), La torre de Londres (1840), El viejo de san Paul, Un cuento de peste y fuego (1841) y El castillo de Windsor (1843). Ainsworth proporcionó a sus lectores un nuevo gusto por la ficción histórica, no sólo gracias a su habilidad narrativa, sino por la creación de un mundo circundante a la vez cruel y lleno de color. William Harrison Ainsworth